NUMEROLOGÍA TAOÍSTA

En la Numerología Taoísta primeramente se nos habla del Tao, anterior a todo, de donde todo surge, a lo que todo envuelve y a lo que todo regresa. Cualquier cosa que se diga sobre el Tao será una falacia puesto que el Tao que puede ser nombrado no es el verdadero Tao, así que de nada sirve filosofar sobre ello. Podemos intuirlo, tener pequeños vislumbres sobre el mismo, y se dice que el gran paso se da cuando uno lo acepta puesto que es cuando la existencia comienza a tener sentido, pues la persona camina hacia su destino en busca del conocimiento recobrando la conciencia del Ser para dirigirse de vuelta al origen.

 

Así que podríamos decir que el Tao es la naturaleza última de las manifestaciones que se dan en el Universo. Quien alcanza el Tao, trasciende el ego, deja de actuar según sus propios razonamientos e intenciones y todo acto se vuelve desinteresado. Nos hablan de obrar sin obrar, de forma que cesa el caos, la confusión y el desorden y nuestra existencia se experimenta desde un equilibrio natural que nos conecta con todos los seres. Nuestra comprensión de las cosas se eleva sobre los opuestos y entendemos que la vida y la muerte, el bien y el mal, el placer y el dolor no dejan de ser lo mismo con apariencias distintas. Y todo aquello que nos ocurre se convierte en un juego de perdón y desapego para despertar a la realidad suprema.

 

Es en este entendimiento en el que se fundamentan la mayoría de religiones, desgraciadamente la vanidad del hombre manipula las enseñanzas para beneficio de su ego. Es curioso que el mensaje de Jesucristo, extraído tanto de algunos extractos del Nuevo Testamento como del Conocimiento expuesto en Un Curso De Milagros, esté tan estrechamente relacionado con esta idea a diferencia de lo que pueda parecer a simple vista.

 

En la Numerología Taoísta también se nos dice que del Tao surge el Wuchi, el cero, que en física viene a significar el vacío cuántico, y se le ha representado tradicionalmente con el símbolo de un círculo vacío. Esta es la vacuidad, el infinito, sin manifestación, lo que da sentido a la forma.

 

    WUCHI

 

Este vacío original, al condensarse en sí mismo da lugar al Tai Chi o Unidad, simbolizado por el siguiente famoso diagrama:

 

TAI CHI

 

En dicho símbolo se presentan unidos los dos principios opuestos que se encuentran en todas las cosas actuando en consonancia. El pez negro tiene un ojo blanco,  a su vez el pez blanco tiene un ojo negro, esto viene a significar que todo opuesto contiene algo de su contrario o como se dice en Kung Fu, todo Yin contiene algo de Yang y todo Yang contiene algo de Yin.

 

Cuando el uno se desdobla surge el dos, la dualidad, que es como se nos presentan todos los fenómenos de la naturaleza, creando en nosotros una ilusión de separación a la que podemos quedar anclados si no transmutamos la visión que tenemos del mundo que nos envuelve y la de nosotros mismos. La complementación de estos dos elementos, el Yin, la fuerza femenina y el Yang, la masculina, es la que permite mantener el delicado y tenaz latido de la vida. Ambos se están creando mutuamente en un continuo movimiento de creación y destrucción. Cuando una de estas fuerzas alcanza su extremo cambia de polaridad convirtiéndose en su contraria. A su vez, puesto que son inseparables, cuanto más se alejan la una de la otra mayor es la atracción que se genera.

 

Para evitar un entendimiento erróneo sobre estos dos conceptos, cabría decir que aunque el Yang viene a representar la expansión progresiva y el Yin la contracción regresiva, si los tomamos como el bueno y el malo caemos en la visión dualista de las cosas ya que ambos forman parte de un mismo círculo inquebrantable. Las Artes Marciales Chinas nos dicen que lo blando vence a lo duro, sabemos que el agua puede erosionar rocas y el mismo Jesús histórico nos dijo que los mansos heredarían la Tierra. Asimismo ningún fenómeno de la naturaleza es posible de forma aislada ya que solo existe y tomará polaridad cuando se relaciona con otro.

 

Recordemos que antes de empezar solo había vacuidad, de la que surge la unidad, el potencial del que nacen los opuestos en un continuo movimiento, de esta combinación se crea un tercer elemento que a su vez engendra la totalidad de la creación diversificada o como expresan los textos taoístas “los diez mil seres”.

 

Así que el dos engendra el tres; los cristianos nos hablan de la Santísima Trinidad, simbolizada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los taoístas han representado este fenómeno con el siguiente Trigrama:

 

CREACIÓN

 

La línea superior viene a representar la energía cósmica, la inferior a la Tierra y la del medio al ser humano como punto de unión y resultado de la interacción entre el cielo y la tierra.

 

BASADO EN INVESTIGACIONES PROPIAS Y EN ENSEÑANZAS DE:
INSTITUTO SHENREN DE TAICHI CHUAN Y CHIKUNG
FEDERACIÓN EUROPEA DE REIKI PROFESIONAL
CENTRE DAO D’ARTS MARCIALS XINESES

One response to “NUMEROLOGÍA TAOÍSTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s