CARTA AL CUERPO

Ahora es el momento de incluirte en la Mente Recta. Ya solo quedas tú. Estoy cansado de la lucha. De escogerte por tu vulnerabilidad para negar mi origen divino.

 

Siento el daño que te he hecho con mis juicios. Lamento haberme confundido, no haberte aceptado, intentar cambiarte y que fueras de otra manera, hacerlo y seguir inconforme.

 

Hasta ahora has recibido las órdenes incoherentes de dos señores opuestos. A partir de hoy y para siempre, vamos a hacer que esta relación se santifique. Que deje de pilotarte la culpa para ser guiado enteramente por el amor.

 

Acepto al Cristo que hay en nosotros y permito que este se desarrolle en beneficio de todos. Decreto que sea el amor del Espíritu Santo el que se exprese a través nuestro, en pensamiento, palabra y obra.

 

En este acto de humildad y de reconocimiento, perdono mis creencias sobre ti y en cuanto a tu función. Perdono el no haber atendido tus llamadas al amor. Perdono el haberte debilitado haciéndote especial.

 

Ahora sé que la enfermedad no puede aparecer en un cuerpo plenamente amado. Ya no eres el medio a través del cual el miedo del ego se expresa. Mi elección es que tu propósito sea el de enseñarnos la paz, de manera que nada externo pueda afectarnos.

 

Que así sea.

Gracias.

 

LA CREACIÓN DE ADÁN (Miguel Angel)

 

Edgar Zamora Malagón

 (Basado en las enseñanzas de Un Curso De Milagros, así como en las sesiones guiadas por Marta Salvat Balaguer y los libros de Kenneth Wapnick, ambos facilitadores del Curso).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s