EL BAÑO DE LA FELICIDAD

He pasado los últimos meses trabajando en el campo, en contacto constante con la naturaleza, lejos de mi amada familia y también del ruido de la urbe. Con mucho espacio para la soledad y la introspección.

 

Algunas lecturas maravillosas que me han acompañado durante este tiempo, las cuales he disfrutado plenamente, que con total seguridad han influenciado el ejercicio que voy a proponer y que deseo recomendar son:

 

EL LIBRO DE SARA,
De Esther y Jerry Hicks, narra la fantástica historia de una niña que se comunica con un búho gigante; una obra que a modo de novela inspira la integración de profundas enseñanzas frescas y universales.

 

LA VIDA TE AMA,
Un libro escrito por Robert Holden, en el que expone el aprendizaje resultado de las charlas y anécdotas con la maestra Luise L. Hay. En este ambos esbozan algunos ejercicios simples que nos ayudan a permitirnos desarrollar el amor propio, a confiar en la sabiduría interior como guía, a disfrutar del ahora abriéndonos a la gratitud, o a reconocer nuestro poder como creadores de la realidad que experimentamos. Una joya básica de la literatura espiritual de nuestro siglo.

 

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO,
Una obra sensacional y desgarradora, en la que Victor Frankl, psiquiatra desarrollador de la logoterapia, explica su experiencia como prisionero en los campos de concentración de la Alemania nazi.  Las palabras de este señor, más allá de contarnos unos hechos que superan con creces muchas de las películas de terror, nos permiten reconocer la capacidad humana para trascender las dificultades y descubrir aquella verdad acerca de nosotros, que nos conviene y orienta.

 

AMISTAD CON DIOS,
Neale Donald Walsch, el escritor de Conversaciones con Dios, mediante un nuevo diálogo personal, que a su vez nos ofrece como ejemplo, propone una singular manera de relacionarnos con la divinidad; reconociendo la posibilidad de forjar un vínculo amistoso con la que no es otra cosa que nuestra esencia más certera.

 

HABLA SETH,
Es la crónica de las experiencias  psíquicas que Jane Roberts tuvo en estado de trance. Una canalización a través de la cual se presta atención a temas relacionados con la vida y la muerte, la realidad cuántica o el poder de la mente sobre la materia, y se exponen perspectivas e informaciones muy interesantes sobre todo ello.

 

Estos textos y algunos otros, junto a mi habitual estudio de Un Curso de Milagros, han sido un fuerte lavado de cerebro que con sinceridad deseaba. Me han inspirado y me han ayudado a recordar.

 

CREATION OF THE BIRD (Remedios Varo)

 

A su vez, la idea que os estoy presentando, surge  gracias a la exploración extracorporal, también conocida como sueños lúcidos. Cuya ejercitación y estudio inicié en la adolescencia y he retomado  en el último año. Esta es una experiencia maravillosa que nos libera de la concepción de un universo físico mecanicista como única realidad y nos abre al infinito campo de posibilidades que nos ofrece la existencia.

 

La dinámica es súper sencilla y hace uso de afirmaciones con las que entramos en un estado de atención plena en el momento presente, que bien podríamos asimilar a un tipo de meditación en movimiento.

 

El objetivo básico y que la convierte en un ejercicio muy relevante es el hecho de naturalizar la práctica meditativa o de sanación personal. Es decir, hacemos de una experiencia cotidiana, a la que generalmente no valoramos ni prestamos atención consciente, una experiencia de conexión con nuestra esencia más amorosa e inocente.

 

Es por ello que también se convierte en una actividad muy recomendable para enseñar a nuestros hijos, cuya imaginación y capacidad de sentir las ideas es enorme y desprende genialidad. Sobre todo a la hora de enfrentar los cambios y novedades que se presentan tan a menudo en su desarrollo. Creo que puede resultar en un juego muy divertido e interesante, que respeta la sabiduría intuitiva innata de los críos, y que a su vez fortalece el vínculo con los papis.

 

Ya somos todo eso que nos decimos mediante las muletillas que usamos en este ejercicio, pero nuestro ego no lo acepta, y es con este con el que nos sentimos identificados gran parte del día y también en nuestros sueños nocturnos. Por lo tanto, la actividad nos puede beneficiar gratamente.

 

Esta práctica, si bien está adaptada a nuestro día a día, no es para nada novedosa; el chamanismo y las medicinas ancestrales ya hacían uso de ejercicios similares para sanar todo tipo de problemáticas, conectar con otras densidades o crear la realidad que les interesaba.

 

El ejercicio lo podemos practicar a diario, siempre y cuando no se convierta en un ritual muerto y automático que carecerá de efecto alguno, ni nos obsesionemos con ello, pues, como ya hemos dicho, cualquier cosa que decretamos ya está en nosotros.

 

THE FALSE MIRROR (René Magritte)

 

Veamos el ejemplo que da nombre a esta propuesta:

 

Abro el agua caliente y mientras me introduzco en la ducha, realizo el siguiente decreto:

– EL AGUA DEL AMOR DE ESPÍRITU le hace saber a todas y cada una de las células de mi cuerpo que son amadas incondicionalmente.

 

Cuando voy a enjabonarme la cabeza, me digo lo siguiente:

– EL CHAMPÚ DE LA PAZ MENTAL relaja el flujo de pensamientos que circulan por mi mente, me aporta confianza y buen humor.

 

Y lo mismo cuando estoy añadiendo el jabón a la esponja:

– Cada parte de mi cuerpo que enjabono con EL GEL DE LA SALUD se ve fortalecida, rejuvenecida y liberada de toda toxina.

 

Yo suelo limpiar mi nariz con agua y sal marina en la ducha casi todos los días, así que en mi caso me digo algo así:

– EL SUERO DEL BUEN RESPIRAR limpia mis vías respiratorias, aumenta mi capacidad pulmonar y optimiza el funcionamiento de mis bronquios.

 

Y mientras estoy aplicando la pasta de dientes en el cepillo, decreto:

– Con EL DENTÍFRICO DE LAS PALABRAS CORRECTAS sé que todo lo que exprese en este día será lo más adecuado y positivo para mí y para el mundo en su conjunto.

 

Al limpiarme los oídos, continúo sintiendo que:

– LOS BASTONCILLOS DE ESCUCHAR LA VERDAD me ayudan a percibir la voz de la sabiduría divina en todo lo que oigo, la cual me guía permanentemente.

 

Y ya cuando comienzo a vestirme, al ponerme la ropa interior me hace gracia sentir lo siguiente:

– LOS CALZONCILLOS DE LA BUENA SUERTE me llevan por líneas temporales positivas y de vibración elevada, en las que los milagros son constantes.

 

Y también:

– LOS CALCETINES DEL PASO FIRME Y SEGURO me facilitan caminar con seguridad y confianza, vaya a donde vaya y a cada paso que doy.

 

Suelo terminar reconociendo que soy uno con mis hermanos, así que al ponerme el desodorante o el after shave, expreso:

– LA COLONIA DE LA BENDICIÓN AL MUNDO les recuerda a todas las personas y seres con los que me encuentro que son amor y alegría en esencia; abundantes en felicidad innata.

 

El baño de la felicidad también puede convertirse en “El almuerzo de la alegría”, en “El entrenamiento de la inmortalidad” o “La limpieza de la casa millonaria”. No tiene límites y lo podemos aplicar a cualquier área y circunstancia de nuestra vida.

 

Con humor, si existe alguna contraindicación, no es otra que el posible abuso de los elementos que utilicemos para el ejercicio. Es decir, que si nos estamos comiendo “Los espaguetis del adelgazamiento” no es necesario que nos comamos tres platos y nos sintamos a punto de reventar, con la intención de bajar de peso, lo cual resultaría en una contradicción. Para el caso de utilizar “El suavizante de las buenas ideas” tampoco es necesario gastar un bote cada vez que lo aplicamos. Alegría, diversión, un punto de locura y de ruptura con lo aparentemente lógico, pero también sentido común, como en todo en la vida.

 

Confío en que esta propuesta te resulte tan útil como lo es para mí. En caso de que sientas cierto escepticismo por sus resultados te animo a saltar por encima del sentido del ridículo y  a probarlo.

 

METAMORPHOSIS (Vladimir Kush)

 

Edgar Zamora Malagón

6. ACEPTACIÓN

Me libero del sufrimiento cuando acepto las cosas como son. No como creo que son según los límites perceptivos y tergiversaciones de mi mente. Sino tal como se expresa la experiencia que vivo sin aferrarme a juicio alguno sobre la misma.

 

He finalizado un empleo, y curiosamente, como me acostumbra a suceder, un par de días antes de terminar me llamaron de otro trabajo. Tengo una hija maravillosa, para mi persona no cabe la posibilidad de dejar de tener un sueldo, y  como no es concebible, no forma parte de mi realidad.

 

Ahora bien, la oferta que he recibido es para un trabajo que no me gusta, un empleo que dejé a voluntad tiempo atrás, después de rezar por algo acorde a mi vocación, al menos según mis creencias en aquel momento, lo cual surgió; tras llorar, sufrir y luchar en vano.

 

El salario es considerablemente alto, el horario muy atractivo, y el puesto no requiere esfuerzo físico. Tampoco hay nadie que me siga, vigilándome y dándome órdenes. Cualquiera de mis compañeros se cambiaría por mí, sinceramente. Pero no lo amo; más bien lo detesto, no me gusta el sector, ni el entorno, ni mis labores prácticas, no soporto el ambiente laboral, la descohesión, el bullicio de odio y malestar, la desconfianza, las críticas mutuas diarias… Me duele saber que las sonrisas y las palabras bonitas surgieron cuando se enteraron de que por contrato me encuentro por encima en la estúpida jerarquía empresarial.

 

­—Preferiría ser peón —Le dije a mi mujer con el corazón en la mano— Quizás así podríamos reconocernos los unos a los otros en el Espíritu.

 

Esta vez he mandado 150 currículums, la vida sabe perfectamente el sueldo mínimo que estoy dispuesto a aceptar, y desde hace ya mucho tiempo solo me trae cosas por encima de ese límite.

 

Sé que hay un trabajo en el mundo, o más bien cientos de miles de millones de empleos acordes a mi inspiración, esperando a que me libere de las ataduras al sacrificio y de las concepciones tergiversadas de la realidad a las que me aferro, para venir a mí. Pues las barreras me las pongo yo.

 

Es por ello que voy a respirar profundo, sabiendo que soy merecedor de todo lo bueno, y que juzgar la realidad basándome en mis miedos y pesares, no hace sino perpetrar esa locura vivencial.

 

Estoy exactamente donde debo estar en este momento del sueño; un sueño que puede ser feliz. Mis creencias enfermas, proyectadas en el mundo que veo y que temo, son en el fondo, la clave para llegar a conocerme plenamente. Siendo esto así, teniendo muy claro lo que deseo vivir y lo que no deseo, y sabiéndome creador, amor creador, me entrego a la aceptación.

 

VERTRAUEN (Catrin Welz-Stein)

Edgar Zamora Malagón

CARTA AL CUERPO

Ahora es el momento de incluirte en la Mente Recta. Ya solo quedas tú. Estoy cansado de la lucha. De escogerte por tu vulnerabilidad para negar mi origen divino.

 

Siento el daño que te he hecho con mis juicios. Lamento haberme confundido, no haberte aceptado, intentar cambiarte y que fueras de otra manera, hacerlo y seguir inconforme.

 

Hasta ahora has recibido las órdenes incoherentes de dos señores opuestos. A partir de hoy y para siempre, vamos a hacer que esta relación se santifique. Que deje de pilotarte la culpa para ser guiado enteramente por el amor.

 

Acepto al Cristo que hay en nosotros y permito que este se desarrolle en beneficio de todos. Decreto que sea el amor del Espíritu Santo el que se exprese a través nuestro, en pensamiento, palabra y obra.

 

En este acto de humildad y de reconocimiento, perdono mis creencias sobre ti y en cuanto a tu función. Perdono el no haber atendido tus llamadas al amor. Perdono el haberte debilitado haciéndote especial.

 

Ahora sé que la enfermedad no puede aparecer en un cuerpo plenamente amado. Ya no eres el medio a través del cual el miedo del ego se expresa. Mi elección es que tu propósito sea el de enseñarnos la paz, de manera que nada externo pueda afectarnos.

 

Que así sea.

Gracias.

 

LA CREACIÓN DE ADÁN (Miguel Angel)

 

Edgar Zamora Malagón

 (Basado en las enseñanzas de Un Curso De Milagros, así como en las sesiones guiadas por Marta Salvat Balaguer y los libros de Kenneth Wapnick, ambos facilitadores del Curso).

2. SOLTAR LASTRE

Un Curso De Milagros habla de la noche oscura del alma. Una noche que puede alargarse mucho en el tiempo.

Llega un momento para un estudiante en que el dominio del ego debe ser resquebrajado por completo. Cuando todo le parece ir bien al personaje, y sucede algo que pone de relieve las expectativas de futuro y la falta de aceptación y gozo del momento presente; al estudiante solo le queda darse cuenta del teatro. La culpa, el miedo, el odio, no pueden justificarse ya, pero parecen estar ahí y las situaciones se encargan de que salgan totalmente a la luz.

Estás agotado, ya no puedes más, cargas un lastre que sientes tan pesado… que solo puedes soltar.

Que le den al éxito del mundo, a mejorar para ser aceptado, que le den a ver separación, agonía y tristeza, y al hacer de ello algo real.

Perdón, perdón desinteresado, perdón sin justificación, perdón total, universal, a ti y a mí, al pasado y al mañana;  al tiempo y al espacio. Perdón al asesino y perdón al violador, perdón al insulto y al alago, perdón a la guerra, perdón al amor y al odio especial, perdón a la víctima y al verdugo.

Perdón y gracias porque no tengo que ser alguien, porque te quiero sin necesidad de que me quieras tú también, porque acepto sin resignarme. Gracias porque ahora solo contemplo a un Maestro y no es del mundo.

La vida que muere no puede ser vida. El bien cuando hay mal no puede ser bien. Si hay vida, solo hay vida. Si hay bien, solo hay bien. Así es en la eternidad, y así decido ver. Si no hay risa, si no hay paz, si no hay alegría y amor infinito, no se están entendiendo las enseñanzas.

Edgar Zamora Malagón

 

OLIVOS ( Vincent van Gogh)