“EL REFUGI” de Mas Miquel (Valls-Tarragona)

En los primeros años del siglo XXI, los chicos de “L’escola-Taller” que se estaban formando en construcción, edificaron esta casa.

Poco después el ayuntamiento cedió el edificio a los Servicios Sociales de la ciudad para hacer un centro abierto juvenil, así que en el diciembre de 2004, se convirtió en el punto de encuentro de adolescentes de Valls y pasó a llamarse “El Refugi”.

Los propios chavales lijaron puertas, las barnizaron, pintaron las paredes, hicieron grafitis tanto en el interior como en el exterior, y en general se acondicionó el lugar para el uso de los jóvenes.

La función principal de “El Refugi”, era la de ofrecer un espacio de ocio controlado a los adolescentes de la ciudad, los cuales se pasaban muchas horas en la calle.

Se realizaban todo tipo de actividades lúdicas y formativas con la guía y supervisión de un equipo laboral especializado, formado por dos educadoras, una en función de coordinadora y otra que gestionaba todo lo referente a los servicios sociales, y junto a ellas, dos monitoras que también dedicaban su tiempo a la interacción directa con las y los adolescentes.

Allí se jugaba al pingpong, al futbolín, había sofás, se hacían concursos y talleres de cocina, fotografía, manualidades o pintura. Se realizaban charlas y tutorías, y los chicos también se juntaban para hacer comidas y cenas.

Se hizo un grupo de chicas en el que se trataban todos los posibles temas de interés e inquietudes; generalmente vinculados a la familia, el entorno, los estudios y los propios de la adolescencia.

Aquel era un punto de encuentro en el que había unos adultos referentes. Un lugar al que acudir y pasar el rato tras las clases, en vez de experimentar la crudeza de la calle.

Se trataba de una actividad de los servicios sociales abierta a todos los adolescentes que quisieran. Y si bien había muchos casos complicados y provenientes de entornos problemáticos, muchos otros no lo eran.

Tiempo después, la estructura cedió por el terreno y el ayuntamiento trasladó el Centro a otra zona de la ciudad.

El servicio todavía existe, se lleva a cabo en otras instalaciones pero con un sistema de funcionamiento diferente. Ya no está abierto a todo el mundo y solo se dirige a usuarios de servicios sociales.

Desde entonces, “El Refugi” ha quedado obsoleto y completamente descuidado. Convirtiéndose durante mucho tiempo en un espacio repulsivo, en ocasiones utilizado para el consumo de drogas y la indigencia. Justamente ahora está tapiado con maderas que no dejan ver la suciedad de su interior, pero como muestran las imágenes, se está viniendo abajo. Con cada día que pasa se perciben mayor cantidad de grietas y cada vez son más grandes. Las maderas están podridas y carcomidas. La suciedad y la vegetación descuidada envuelven el edificio.

El ambiente en general, que podría seguir siendo agradable, ya sea por seguridad, falta de atractivo o higiene, no invita a los vecinos. Haciendo que las familias, las parejas, adolescentes,  niños, ancianos o deportistas no vean en Mas Miquel un entorno agradable en el que disfrutar.

Es por ello, que desde “Podem Valls”, hacemos un llamamiento social, para unirnos y juntos aportar ideas, tiempo y energía que nos ayuden a cuidar el patrimonio de nuestra ciudad.

Y también pedimos al Ayuntamiento, que tome medidas al respecto, reconstruyendo “el Refugi” y dándole un nuevo uso y una nueva vida. O derruyéndolo definitivamente, con tal de evitar el peligro real de posibles accidentes, el cual existe desde hace demasiado tiempo.

 

 

CERCLE PODEM VALLS

www.facebook.com/podemvalls
www.twitter.com/podemvalls

Grabado, escrito, narrado y editado por Edgar Zamora Malagón