EL PERDÓN DEL SUEÑO

El objetivo de la siguiente oración es la plena paz interior.

 

EL UNIVERSO ES UN SUEÑO.

PERDONO AL MUNDO,

PUES SOLO VEO EL REFLEJO DE MIS PROPIAS ILUSIONES.

PERDONO A MIS HERMANOS

POR TODO LO QUE NO HAN HECHO.

Y ASÍ ME PERDONO A MI MISMO;

DIOS ES.

 

 

Para su comprensión y verdadero efecto, resulta interesante estudiar brevemente algunos de los términos bajo la guía de Un Curso De Milagros.

 

UNIVERSO / SUEÑO / ILUSIONES: En esta línea de conocimiento se concibe la creación en su totalidad como un constructo artificial e imaginario, diseñado por una mente dormida.

 

PERDÓN / MUNDO / HERMANOS: Cada individuo es parte de esa mente que está teniendo un sueño de separación. El mundo que el sujeto experimenta se le presenta como la proyección de la propia culpa interna, ya sea consciente o no de ello. Por lo tanto, cuando en la oración expresamos el concepto del perdón, no lo hacemos referenciando el acto de perdonar objetos, personas o experiencias externas de las cuales somos o hemos sido víctimas. Más bien estamos comprendiendo que no hay un mundo ahí afuera que nos pueda causar ningún mal, y que cada persona con la que nos encontramos, no solo no deja de actuar en una fantasía aparentemente real, sino que en esencia está unida a nosotros y nos muestra cuan culpables nos sentimos.

 

DIOS ES: Finalmente, al verbalizar dicha expresión, estamos haciendo referencia a ese estado de gracia, ajeno a la creación dualista, del que nunca nos hemos separado, pues solo hemos olvidado nuestra verdadera naturaleza por un instante superfluo.

 

Tras estas últimas palabras se hace el silencio y nos permitimos sentir la paz y el amor que somos.

 

AUTOR: Edgar Zamora Malagón