ORACIÓN SIMPLE PARA EL DÍA A DÍA

A los estudiantes de Un Curso De Milagros se nos muestran  una serie de conceptos que en ocasiones no nos resultan fáciles de entender y generalmente requerimos de cierto tiempo para integrar su significado completo. Veamos algunos de ellos junto con definiciones sencillas de los mismos:

 

Expiación: Hace referencia al deshacimiento de la percepción errónea de la realidad y de sus aparentes efectos.

Santificación: El reconocimiento de que todo lo que se aparta de la paz resulta inocuo.

Espíritu Santo: Es el espacio de plena conciencia de la unión de todos los seres con la divinidad.

Extensión: La expansión de las cualidades divinas hacia el universo.

Instante Santo: La experiencia de vivir el presente libre de interpretaciones.

 

Con el fin de facilitar que nuestro día a día sea una experiencia educativa, sana y feliz, he desarrollado una pequeña oración, fácil de recordar y que nos guía hacia la conciencia correcta. Yo la utilizo en cualquier instante que me permita poner atención en su contenido. Me resultan adecuados momentos tales como cuando estoy haciendo el café de la mañana, o cuando me estoy duchando, caminando hacia algún lugar o simplemente paseando por el campo,  e incluso cuando conduzco hacia el trabajo.

 

La Oración dice así:

 

– Gracias por la Expiación de todo pensamiento, palabra, emoción o acción que pueda aparentar apartarme de la Paz y el Amor de Dios.

– Gracias por la Santificación de mi relación con mi cuerpo, con mi mente y con el mundo.

– Gracias Espíritu Santo por expresarte a través de mí y hacer de mi cuerpo y de mi mente un recipiente de tu Sabiduría y Compasión.

– Gracias por la Extensión de la Bendición Divina hacia el mundo.

– Gracias porque el día de hoy es un Instante Santo.

 

Fijémonos en que en dicha plegaria no estamos pidiendo, sino que agradecemos lo que ya es, para así apartarnos de la percepción de necesidad y seguir creciendo en la gratitud.

 

 

AUTOR: Edgar Zamora Malagón