PRESENTACIÓ

El partit, el Cercle, el programa i la benvinguda

 

Podem, fundat l’any 2014, és el partit polític representatiu del moviment social que sorgeix de les protestes ciutadanes del 15M. El manifest del mateix és el de convertir la indignació en canvi polític. Aquesta és una eina al servei de la ciutadania, l’objectiu és el de recuperar el protagonisme per part del poble, de manera que tothom pugui participar obertament, fent front així al dèficit democràtic que experimenta el país. Des de Podem es pretén construir conjuntament una majoria amb la qual recuperar la dignitat i els drets. Al llarg d’aquests anys, els municipis en què es van triar alcaldes i alcaldesses del canvi, han estat un exemple palpable de gestió eficient, compromís social i regeneració pública. Això és una cosa comprovable per part de la ciutadania. Estudiant el passat, observant el present i mirant cap al futur, reconeixem la importància de consolidar i expandir aquest espai de canvi sociopolític.

 

La visió i missió del partit es porta a la pràctica en les comunitats a través dels anomenats Cercles. Aquests són agrupacions voluntàries i obertes de persones que s’uneixen de forma democràtica i participativa. Qualsevol individu pot posar en marxa un Cercle, sempre que es realitzin els tràmits pertinents per a que aquest sigui activat i reconegut de manera oficial. Així mateix, per a formar-ne part no cal estar inscrit o ser membre de Podem. Això és important, ja que a diferència d’altres col·lectius polítics, no es força a ningú a tenir una única visió ideològica, ni a simpatitzar amb un únic col·lectiu, sinó que permet la llibertat de pensament, la qual cosa és el que ha caracteritzat el partit des dels seus inicis, ja que sempre ha col·laborat i unit forces amb diferents agrupacions obertes al canvi.

 

 

El “Cercle Podem de Valls” està format per gent corrent. Persones treballadores que lluiten per la cohesió comunitària, conscients de la seva responsabilitat política i social com a veïns i integrants del poble. Dones i homes que deixen de banda les excuses com el victimisme, la culpa projectada o el separatisme partidista, les quals ens porten a un conformisme resignat i sedentari, i es posen en peu en la lluita solidària per la dignitat de tots els éssers. Perquè la veritable política es fa als carrers i es porta a terme amb naturalitat, de manera local, escoltant els veïns i observant l’entorn.

 

Les bases del nostre programa electoral són molt clares. Volem un municipi democràtic i participatiu. Propiciar el desenvolupament econòmic a través d’unes polítiques actives de creació d’ocupació. Lluitar contra la corrupció. Apostar pel finançament local i el foment de l’economia pública i social. Enfortir i defensar els serveis públics, entre els quals es troba l’educació i la sanitat. Propiciar un desenvolupament local sostenible, posant èmfasi en punts que creiem importants, com ara la facilitació d’habitatges dignes i la promoció de l’ecologia. Fer de la nostra ciutat un municipi solidari i cooperatiu, en la lluita contra l’exclusió social i la violència de gènere, així com en l’eradicació de la xenofòbia i el racisme, sense oblidar-nos de protegir i divulgar el nostre patrimoni cultural. Les nostres polítiques en relació a la joventut estan basades en el foment de la creativitat i en l’autogestió d’activitats, propiciant la participació juvenil mitjançant el suport en aspectes com ara estudis, ocupació o habitatge. En el nostre programa també hi entren factors relacionats amb la protecció a la infància, la ruptura de les barreres que enfronta la diversitat sexual, el suport a les persones amb discapacitat i l’educació mediambiental.

 

 

Si bé el nostre Cercle és jove, aprenem amb cada dia que passa, el nostre pas és ferm al mateix temps que constant i les nostres idees advoquen per un canvi radical en la manera d’entendre i de fer política. Si tu també vols formar part d’aquesta transformació basada en l’empoderament social, vine a veure’ns al nostre local, als múltiples actes que realitzem o en els quals col·laborem, i també pots posar-te en contacte amb nosaltres mitjançant les nostres xarxes socials. Gràcies estimat lector, per endinsar-te en aquesta aventura que és la nostra Revista.

 

Article extret de la Revista Número 1, publicada al novembre de 2018.

 

CATALOGACIÓN DE GRUPOS Y EXCLUSIÓN SOCIAL

El análisis de los grupos de personas catalogadas según su origen cultural, en muchas ocasiones lleva a la estigmatización y marginación de aquellos que quedan fuera de la cultura dominante.  A través de este enfoque se construyen diferencias en base a rasgos de conducta que acaban por convertirse en motivos de segregación social que imposibilitan la convivencia. Casualmente, aquellos partidarios de la diferenciación cultural suelen hacer coincidir las fronteras relativas a hábitos y costumbres con una pigmentación de la piel diferente.

 

Este particularismo cultural termina estancando la realidad de las víctimas de la exclusión y apagando la llama de la comunicación y el entendimiento interculturales.

 

Dicha exclusión no tendría lugar sin una construcción de la identidad que señala un nosotros y consecuentemente un ellos. Pues esto es lo que hace que a determinados grupos se les niegue la pertenencia, y que independientemente de que a nivel legal se incluyan en el sistema social, acaben constituyendo el antimodelo de aquellos que han establecido la distancia.

 

A los grupos periféricos, si bien se les permite contribuir al bienestar general a través de su empleo y participación en otros sectores de la vida, no se les reconoce prestigio alguno ni poder legítimo, de manera que se les invalida a la hora de actuar, decidir o evaluar por sí mismos.

 

Actualmente es muy necesario que nos descentremos de nosotros mismos, puesto que la sociedad moderna es la que crea mayores construcciones categóricas que no solo fomentan la discriminación y la exclusión social, sino que además dispone de medios para convencer de su lógica y materializar dichas ideas.

MANIFESTACIÓN (Antonio Berni)

 

Edgar Zamora Malagón

(Respuesta adaptada sobre una de las cuestiones pertenecientes a las Pruebas de Evaluación Continua de la asignatura “Educación Intercultural” de la UOC) 

FUNDAMENTALISMO CULTURAL APLICADO AL COLECTIVO GITANO

Ciertamente el colectivo gitano ha sido víctima del racismo, ahora racionalizado y convertido en fundamentalismo cultural, durante muchas generaciones. Siendo algo muy evidente en la actualidad y que se ha llamado “antigitanismo” por algunos críticos de esta poderosa arma vejatoria cargada de ignorancia.

 

Muchos representantes políticos y medios de comunicación influyentes en la sociedad moderna occidental, creyendo disponer de cierta supremacía cultural edificada sobre la noción nacionalista de exclusivismo cultural, fomentan la exclusión y su consecuente segregación ciudadana.

 

De esta manera, el poderoso liberalismo, dirigente de masas, se pronuncia en contra de aquellas culturas a las cuales generaliza y solidifica, por no adaptarse y asimilarse a la suya propia. Y habla en nombre de una sociedad que desearía percibir con uniformidad pero que para su lamentación, resulta cuanto menos heterogénea.

 

Los individuos pertenecientes al colectivo gitano no se quedan fuera de los prejuicios y estereotipos con los que se clasifica a las minorías sobre su aspecto, clase social i educación. Todo ello juzgado desde unos referentes culturales xenófobos y clasistas que atraviesan muchas miradas, generalmente inconscientes de ello.

 

En muchas ocasiones, la sociedad, los profesionales, instituciones y  empresas se amparan erróneamente en el concepto de libertad de expresión para pasar por encima de la ética, tirando por los suelos y machacando la dignidad de las personas. De manera que, tanto el factor humano, como la profesionalidad y el código deontológico de esas acciones o actividades laborales, quedan anulados por su misma mala praxis.

 

Cabe destacar que hay ciertos límites recogidos en la Constitución en base a la propia libertad de expresión, tales como el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen, que continuamente se ignoran o se muestra indiferencia hacia los mismos, la cual cosa juega en contra del avance social.

 

Veamos este mismo patrón reflejado en un caso que he podido ver de cerca:

 

Miguel era uno de mis compañeros de trabajo hace un par de años, con el cual me llevaba realmente bien. Gitano, con unos rasgos físicos muy marcados y un habla típica de la etnia; se le identificaba a leguas como tal. Sinceramente, a pesar de los tópicos, creo que era uno de los mejores trabajadores de aquella empresa. Llevaba cuatro años allí, había perfeccionado hasta tal punto la realización de sus labores, que todo cuanto hacía parecía fácil, hasta que te tocaba a ti llevar a cabo ese mismo trabajo. Asimismo, era una persona amable, respetuosa y sabía enseñar, aunque no le pagaban por ello. Era sordo de un oído, tenía tres hijos, uno con discapacidad psicomotriz, y estaba casado con una paya a la que amaba y respetaba profundamente. Miguel, esperaba que tras la finalización de su contrato con la ETT, la cual había intermediado con la empresa durante esos cuatro largos años trabajando de noche, sin vacaciones ni pagas extra y cumpliendo por encima de sus responsabilidades, le hicieran por fin de empresa. Pero no fue así, pese a las promesas hasta el último día por parte de su encargado, al finalizar dicho contrato se quedó en el paro. Sin embargo, muchos habíamos sido testigos de la entrada directa de personal, generalmente sin especialización y sin experiencia, contratado por la empresa; que tras seis meses de prueba hacían fijos, como habría sido mi caso si no me hubiera marchado de aquel lugar que no era para mí, pero que sin embargo Miguel amaba. Si bien es cierto que a diario tenía que aguantar comentarios y bromas basadas en generalizaciones sobre los gitanos, muchas con poco humor y no buena intención por parte de otros compañeros, en ningún momento se le hizo referencia a su origen cultural cuando le dieron la patada. De todas formas, no encuentro otro motivo, sino el antigitanismo, por el cual fuera tratado como un juguete, desvalorizado, engañado y echado sin aprecio alguno por su dignidad personal y la integridad de su familia.

 

Este es un ejemplo concreto de fundamentalismo cultural en las empresas e instituciones. Sin embargo, dicho caso, si fuera denunciado, tiene muy pocas posibilidades de ser tomado en consideración por un tribunal, al menos para Miguel, el cual piensa que por el hecho de ser gitano, sus derechos fundamentales tienen menos valor para un juez que los de cualquier otra persona perteneciente a la cultura y a la raza dominante, y tristemente es probable que tenga razón.

GITANOS (Rafael Estrany)

 

Edgar Zamora Malagón

(Respuesta adaptada sobre una de las cuestiones pertenecientes a las Pruebas de Evaluación Continua de la asignatura “Educación Intercultural” de la UOC) 

EL CONCEPTO DE CULTURA Y ALGUNAS DE SUS CARACTERÍSTICAS:

En la actualidad, el concepto de cultura ha cobrado gran relevancia en el campo político, desde el que se pretende ofrecer solución a las problemáticas de un mundo en plena globalización, y en el que las relaciones crecen y con ellas la diversidad de identidades, las cuales son a la vez cambiantes y flexibles.

La tergiversación política del término, puede hacer resurgir el racismo y la discriminación bajo el amparo de las denominadas diferencias culturales. Esta afirmación de las diferencias es, en muchos casos, paradójicamente incentivada por los crecientes rasgos en común que tiene nuestra sociedad globalizada.

Si bien las culturas derivan de las disparidades entre individuos y grupos, la globalización comporta procesos de estandarización cultural, con los que surgen los nacionalismos separatistas. Es esta reivindicación de las diferencias lo que a día de hoy está dotando de mayor importancia al concepto de cultura.

Es por ello que se hace imprescindible comprender la inestabilidad de la cultura y lo cambiable que resulta. Asimismo, puesto que se puede convertir en una potente herramienta de manipulación con la que crear fronteras sociales, es conveniente observar en profundidad algunos de sus rasgos más característicos.

 

La cultura es un comportamiento que se aprende a través de los procesos de socialización, ya sea de manera cotidiana o a través de ritos o costumbres, que nos brinda la comprensión sobre cómo actuar según el contexto de la situación. Esta se construye a lo largo de generaciones y siempre está en transformación. Un ejemplo de este continuo cambio lo encontramos en el Hip Hop español, un movimiento artístico y social que forma parte de la cultura urbana del país.  Este, sin dejar de mantener siempre los mismos pilares, los cuales vienen a ser el rap, el breakdance, el turntablism y el grafiti, su representación ha ido transformándose a lo largo de los años, pareciendo en ocasiones, para ojos del desconocimiento, dinámicas totalmente diferentes a las del pasado, con alteraciones incluso en los valores generales que con ellas se transmiten.

La cultura también son las formas de percibir; creencias y perspectivas que dotan de significado la realidad que nos rodea. Una muestra de ello la encontramos en la sociedad moderna, en la que impera una visión materialista exacerbada, concibiendo la existencia únicamente como la vida en el plano físico.

Los símbolos se utilizan como transmisores de cultura. Si bien estos se asocian a elementos místicos o religiosos, su espectro es mucho más amplio, pues los utilizamos para referirnos a nuestra realidad. De hecho, el lenguaje articulado, el cual fue un importantísimo instrumento evolutivo, y que todos utilizamos para expresar ideas, no deja de ser un conjunto de símbolos.

El relativismo y la diferencia son parte intrínseca de la cultura, pues cada individuo tiene sus propias coordenadas culturales, independientemente del contexto social, creencias, valores y símbolos compartidos con el grupo, así como del conjunto de otros aspectos integrados en el entorno en el que encuentra. Es por ello que mi hermano y yo, si bien partimos de una misma base cultural, cada uno de nosotros observa el mundo con sus propios ojos y nos formulamos criterios diferentes sobre una misma realidad. Asimismo, esta diferenciación se ve amplificada con relación a mi vecina, de sesenta años, religiosa, actriz y millonaria. Esto nos enseña que, incluso compartiendo una misma cultura, podemos encontrarnos con una enorme heterogeneidad.

 

Como vemos, las particularidades y características de una cultura están vinculadas con el entorno social y político, y ésta se va modelando y adaptando según los acontecimientos que se dan en dichos ámbitos. Con todo ello, vemos que los discursos basados en la exclusión cultural, en cualquiera de sus formas, no disponen de fundamento sólido alguno, puesto que incluso el mismo concepto de cultura carece de estabilidad.

 

CUEVA DE LAS MANOS (Pintura Rupestre; río Pinturas, Santa Cruz – Argentina)

 

Edgar Zamora Malagón 

(Extracto adaptado del trabajo para la Prueba de Evaluación Continua de la asignatura “Educación Intercultural” de la UOC)